Sobre esta modo, el articulista pasa de estas condiciones del terreno a los individuos que la habitan, que no podri­an librarse sobre los malos atributos que heredaron por motivo de que la barbarie, que acecha en la totalidad de partes, limita su comunicacion a la civilizacion.

“De eso se trata: sobre acontecer o nunca acontecer salvaje”. En esta disyuntiva, que vuelve a procurar el argumento de la tension dentro de civilizacion y barbarie, la labor que Sarmiento emprende con su Facundo seri­a la de utilizar la escritura de atacar a favor de la civilizacion. Por eso, el tono que impera en esta pieza seri­a beligerante, y se pone de manifiesto en el empleo de recursos de la oratoria igual que la repeticion (“?Acaso porque la compai±i­a es ardua, es por eso absurda? ?Acaso por motivo de que el mal principio triunfa, se le ha sobre abandonar resignadamente el zona? ?Acaso…”), la exclamacion asi­ como el imperativo: “?las dificultades se vencen, las contradicciones se acaban a potencia sobre contradecirlas!” (pp.12, 14).

El motivo del telurismo, es decir, la poder que la tierra goza de acerca de las personas, se introduce aqui como consecuencia de la figura sobre Facundo. En el, Sarmiento percibe al conveniente agente del ser nacional, asi­ como en este tema recurre al razon del enorme adulto, aquel que preferible encarna, “en dimensiones colosales”, las costumbres, los habitos desplazandolo hacia el pelo las exigencias del villa argentino. En caso de que bien el proposito ulterior del Facundo es descifrar el enigma que le presenta el gobierno de Rosas, unicamente Facundo es “expresion devoto de la manera de ser de un pueblo”, por motivo de que fue quien fue, “no por un accidente de su caracter, sino por antecedentes inevitables y ajenos sobre su voluntad” (p.16). En este sentido, Sarmiento posee inclinacion en el caudillo porque en el se percibe, mejor que en ninguna persona, como “la fisonomia sobre la natura grandiosamente salvaje que prevalece en la inmensa expansion sobre la Republica Argentina” interfiere en el progreso del villa hacia la civilizacion (p.16).

La cuestion de la extension es central al capitulo 1: seri­a “el mal que aqueja a la Republica Argentina” (p.23). En la geografia sarmientina, la planicie se convierte en el peculiaridad distintivo que determina la influencia telurica del suelo en las personas que lo habitan. Es una llanura que se piensa como un desierto en un sentido simbolico: un lugar infertil, en donde no puede germinar la civilizacion, y a donde solo existen oasis aislados de luces asi­ como progreso que, por la distancia hostil que media dentro de ellos, nunca se relacionan entre si.

El desierto, tambien de ser un signo sobre la naturaleza barbara que oprime al ser argentino, se relaciona con las imagenes orientalistas a las que recurre Sarmiento para explicar el espacio del territorio nacional. Estas imagenes provienen sobre su conocimiento de pintores y escritores europeos que, al viajar a Oriente, construyeron la idea europeizada de estas costumbres arabes. En este capitulo, como podri­a ser, Sarmiento cita al orientalista Volney de aseverar que “hay una cosa en las soledades argentinas que trae a la memoria las soledades asiaticas”, y no ha transpirado posteriormente compara al capataz de una caravana beduina con el caudillo que manda en las campanas (pp.26-27). De esta forma, lo oriental aparece igual que una fama que atrae por su exotismo, desplazandolo hacia el pelo que al mismo lapso le sirve de edificar una idea del despotismo de la barbarie.

Otro argumento proliferante en el capitulo 1 es el sobre la oposicion entre sector y ciudad asi­ como su conexion con los temas del telurismo y no ha transpirado de la disputa dentro de la civilizacion asi­ como la barbarie. Excelentes Aires Se Muestra como la unica ciudad que, por la capacidad del ambito, dispone de el privilegio de tomar sobre Europa la civilizacion, que, no obstante, no puede infundir al resto de estas provincias porque la llanura seri­a, segun Sarmiento, un mal conducto sobre luces asi­ como progreso.

A estilo de venganza, el sector le envio a la ciudad un poco sobre su barbarie por mediacii?n de Rosas, quien pretende establecer un gobierno federal al aullido de “?Federacion o muerte!” (p.25). No obstante, arguye el periodista, las condiciones del pavimento obligan a tener un aparato unitario que el propio Rosas ha establecido. No obstante, este lo ha hecho generando la unidad “en la barbarie y en la esclavitud” (p.26). Con esto, tambien sobre Aclarar el antagonismo dentro de el campo y no ha transpirado la urbe a traves de la poder del zona, Sarmiento recupera la disputa entre unitarios desplazandolo hacia el pelo federales Con El Fin De colocar en evidencia la ironia: que el gobierno federal sobre Rosas, por el modo en que centraliza todo su poder en el “tirano”, es en realidad un gobierno comun.

En este punto, Se Muestra en la escritura de Sarmiento el motivo del anti-hispanismo, que Igualmente se vincula con una inspeccion racista que enlaza la etnia de una cristiano con su proceder y no ha transpirado caracter.

Sarmiento halla la reparacion al impedimento de la expansion del territorio nacional en las rios, medios de comunicacion que el hombre de sector desaprovecha por la influencia que tiene en el novio su ascendencia espanola, lo que lo permite desdenar la navegacion.

a lo cual le suma igualmente la penosa influencia que produjo en el gaucho la composicion de su ascendencia hispanica con la indigena, a la que Sarmiento no abarca adentro sobre su proyecto civilizatorio.

La barbarie obliga a un modo de asociacion aislada, que tiene codigos similares a las sobre la tribu arabe o la estirpe feudal sobre la permanencia Media. Esta ultima contraposicion, por exacto, Ademi?s se enlaza con el anti-hispanismo, por motivo de que en las espanoles Sarmiento percibe la persistencia sobre lo medieval en la actualidad. Dichos codigos realizan que el gaucho posea un garbo sobre vida muy diferente al del varon de localidad, acostumbrado como esta al derramamiento sobre sangre asi­ como a la asesinato violenta.

En el capitulo 2, entendemos por que el argumento de la civilizacion asi­ como la barbarie se plantea en terminos sobre conjuncion asi­ como nunca de disyuncion: la civilizacion se nutre de la barbarie en cuanto esta posee un costado poetico que se puede aprovechar Con El Fin De originar la literatura original, propia del piso argentino. Sarmiento recupera aca la poesia de Echeverria, en quien ve a un poeta que supo vencer las limitaciones sobre la poesia clasica hallando inspiracion en “el acto sobre una natura solemne, grandiosa, inconmensurable, callada” (p.39-40). Sobre esta manera, Sarmiento adscribe an una idea sobre literatura nacional caracteristica del romanticismo, que rechaza la idea de adecuarse a reglas desplazandolo hacia el pelo referencias preexistentes, y no ha transpirado que en marchas busca que la poesia emane de las condiciones particulares sobre su territorio.